domingo, 1 de mayo de 2016

Prosa para Agustín I: Caminata lunar

A dormir, mi amor, que la luna ya está en su apogeo. Dame la mano que hoy damos una caminata lunar. Te voy a llevar por donde puedas juntar estrellas y guardarlas en tus bolsillos, así después las metemos en el café, cuales terrones de azúcar. Y una que otra estrella fugáz vas a encontrar; cométela rápido como si fuese una vainilla.
Cuando terminemos de juntar estrellas, podemos hacer castillos de queso y no comerlos. Qué lindo es jugar a que las cosas son de verdad. Más tarde recolectamos lágrimas sueltas y brillosas, que dejaron caer todos los seres de la luna, y armamos un manantial gigante con aspecto de espejo, así cualquiera que quiera verse en él vería sus lágrimas, y vería lo que sufrió, y vería lo que vale, y sonreiría. Sólo vos tenés la capacidad de hacer tanto bien.
Cuando terminemos de hacer bien a todos los seres de la luna, vamos a juntar flores y a contarles nuestros sueños. Vamos a acariciar sus pétalos hasta que se estremezcan del cosquilleo y nos pidan basta, y cuando nos pidan basta vamos a darles un beso. 
Después podés recostarte en mi pecho, y escuchar tu canción favorita. Yo voy a pedirle a mi corazón que con sus latidos la imite, así podés tararear y yo siento una vibración en tu espalda, que me indica que te sentís en plenitud. Y así soy canción y vago por tus venas, y chapoteo en los oasis de tu ser y me zambullo en el pocito de tu iris, y nado. Y nado. Y logro ver las imágenes que más querés. Las primeras ante tus ojos; que son yo llorando, yo riendo, yo hablando, yo cantando, yo viviendo. 
El amor de mi corazón está al tope, se me desborda el pecho. Por eso vuelvo a ser carne y sigo a tu lado, físicamente, como merecemos desde el primer momento. Y te abrazo con todas las fuerzas de mi vida y de otras vidas también. Con vos a mi lado no existen universos paralelos, sólo un universo infinito, que pretendo recorrer con vos. Me hiciste nacer inmortal en tu corazón.
Vos dame un beso. Uno de esos que sólo vos sabés dar, de esos que trasmiten vida y energía, que llegan instantáneamente al punto centro de mi corazón y mi alma, y a la activan para volver a dar una caminata lunar mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario